La hermana mercedaria guarda en la “memoria del corazón” los preceptos del Señor

Hoy se nos invitaba en la lectio divina a “escuchar y no olvidar los preceptos del Señor”. La religión de Israel es la religión de la escucha. En el Deuteronomio, más que en ningún otro libro del A. Testamento, se dice varias veces “escucha Israel”… Es una invitación a estar atentos a las palabras que… Sigue leyendo La hermana mercedaria guarda en la “memoria del corazón” los preceptos del Señor

Preparación para la jornada mundial de la juventud… Primera etapa. Mensaje del Santo Padre Francisco

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA XXXII JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD 2017 «El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí» (Lc 1,49) Queridos jóvenes: Nos hemos puesto de nuevo en camino después de nuestro maravilloso encuentro en Cracovia, donde celebramos la XXXI Jornada Mundial de la Juventud y el Jubileo de los Jóvenes,… Sigue leyendo Preparación para la jornada mundial de la juventud… Primera etapa. Mensaje del Santo Padre Francisco

Las hermanas Mercedarias hemos comprendido que perdonar “hasta 70 veces siente” es un camino de libertad y de liberación

El corazón ha salido de la Eucaristía de hoy restaurado. Hemos comprendido la grandeza del corazón de Dios que no sólo perdona nuestros pecados y los olvida, sino que perdona también la deuda contraída con ellos. Lo más difícil de la vida cristiana es amar perdonando hasta 70 veces siete, asemejando así nuestro corazón al… Sigue leyendo Las hermanas Mercedarias hemos comprendido que perdonar “hasta 70 veces siente” es un camino de libertad y de liberación

Hoy veneramos a San José, una sana tradición en la Congregación, que no tenemos que perder

San José es el patrón de la Iglesia universal, pero, sobre todo es el justo de Dios por excelencia. La palabra virtud no existe en el vocabulario hebreo. En este vocabulario para expresar que alguien se parece en todo a Dios es usa la palabra “justo”. De ahí la denominación “el justo José”. Pues eso se dice… Sigue leyendo Hoy veneramos a San José, una sana tradición en la Congregación, que no tenemos que perder